Archivo de categoría Blog

Canalización Hilos dorados

Aprovechemos el mudra de las articulaciones para reflexionar, hoy, sobre cómo queremos articularnos de nuevo al terminar esta experiencia. Cómo queremos movernos fuera de este entorno. Con quién queremos relacionarnos. Con qué queremos relacionarnos para continuar disfrutando de este tiempo de más calma, de más reflexión, de mayor libertad interior.

Evidentemente toda la creación está articulada en distintas redes. La principal, la red del Amor incondicional a la que todos estamos conectados, si libremente lo decidimos. Pero hay muchas otras redes a las que a veces conectamos de forma inconsciente y que contribuyen a nuestro bienestar. A veces debido a las experiencias de vidas pasadas, a los patrones aprendidos y a las creencias mentales, se nos producen nudos en estas redes y debemos estar atentos para poder disolverlos.

Hoy en esta meditación vamos a permitir que Seres de Luz que nos acompañan, como siempre, puedan peinar nuestros hilos o redes energéticas deshaciendo nudos, llenando vacíos y reconstruyendo conexiones que se han perdido. Imaginemos que de nosotros salen unos cabellos largos y dorados y, que estos Seres de Luz con infinito Amor, peinan estos cabellos o hilos para ser desenredados. Para deshacer conexiones que no necesitamos y que nos impiden Ser. Para limpiar las redes de información que ya está obsoleta. Para reconectar hilos, que se han desconectado o roto, dejando una cabellera en perfecto estado. Abandonémonos a este trabajo permitiendo que estos Seres de Luz hagan su función hoy, un poco más presentes en esta meditación.

Todos estos hilos dorados son como antenas receptoras, al mismo tiempo, de estas frecuencias amorosas que más nos benefician. Permitamos hoy, decidiendo libremente, conectarnos al Amor incondicional, a la confianza plena, a la firme voluntad, a nuestro poder, aumentando nuestra creatividad, potenciando nuestros dones. Conectando con todo lo creado, organizándonos en beneficio de todos, construyendo para el bien común.

Enfocados en encontrar la justa medida para que todo encuentre la medida justa. Sintamos como nos peinan nuestros cabellos, esos hilos dorados que nos iluminan. Que iluminan nuestra mente para ver con claridad como debemos articularnos fuera de este entorno. Es momento para reflexionar sobre todo aquello que beneficia a todos. Sobre todo aquello que contribuye al bien común. Sobre todo aquello que nos lleva a respetar la Madre Tierra.

Con los hilos mucho más finos, sin enredo alguno, conectados de nuevo a estas redes energéticas que se extienden por todo lo creado y contribuyen a la creación, nos abrimos a este nuevo día, a un nuevo periodo en el que debemos estar más atentos y al cuidado de nuestras redes. Respiremos mucho más livianos, mucho más expandidos, mucho más sueltos y libres en nuestro movimiento. En el movimiento de nuestras articulaciones y agradezcamos a estos Seres de Luz su constante cuidado y el trabajo que han realizado hoy, en esta meditación, para facilitarnos crear nuevas articulaciones, nuevas formas de conexión y de movimiento para toda la humanidad.

Dibujemos una sonrisa en nuestra boca como muestra de agradecimiento y abramos nuestro corazón para entregarles Amor. Es un alimento básico para la vida en la nueva Tierra y para que la creación continúe su movimiento. Es momento ya de iniciar el movimiento hacia estas nuevas articulaciones en beneficio de todos y de todo. Todos formamos parte de un solo cuerpo, de un solo Ser y, ahora, de nuevo reconectados, nuestro sentir activo lo experimenta. Respiremos unos minutos desde este sentir, con la sonrisa en nuestros labios, con el Amor en el corazón y sintiendo todo el bienestar que esta meditación nos ha aportado.

con AMOR y LUZ-10-04-2020

Canalización Punto Cero

Para poder transitar por esta experiencia es importante que al iniciar el nuevo día partamos siempre desde el punto cero, como si fuera realmente un verdadero renacimiento obviando todo lo que hemos vivido y experimentado el día anterior, como si cada día esa flor que se abre a recibir todas las bendiciones del Universo, fuera cada día nueva.

Se nos dice muchas veces que todos tenemos un lienzo en blanco en el que podemos plasmar distintos trazos y formas con colores distintos para crear nuestra realidad. Antes de realizar cualquier trazo, cualquier forma en este lienzo en blanco conectemos con nuestro corazón y abrámoslo a recibir toda la Luz del Universo. Agradezcamos de antemano la inspiración y dispongámonos a realizar con delicadeza pero, al mismo tiempo, con firmeza los trazos y las formas que constituyen nuestra realidad, enfoquémonos en lo que es verdaderamente esencial y todo lo superfluo dejémoslo.

Respiremos, también, antes de realizar cualquier trazo o forma para que nazca del puro vacío, desde la sola inspiración sin que nuestra mente condicione, así despertamos la parte del Creador que hay en cada uno de nosotros.

Tampoco tengamos prisa, tenemos mucho tiempo para crear la obra, entreguémonos al silencio y a la escucha, de este silencio, para captar lo que es prioritario en este momento. Tenemos en nosotros la paleta de todos los colores, de las infinitas posibilidades, tomemos consciencia de este poder, de esta cualidad y escojamos, conectados a la frecuencia amorosa, que es lo que queremos materializar.

Que ninguno se niegue a esta cualidad de artista porque expresar nos sana, libera nuestras emociones y nuestros pensamientos y todas las tensiones y bloqueos de nuestro cuerpo físico. Dejémonos conducir por las energías del momento que filtradas a través de la frecuencia amorosa de nuestro corazón crean el Gran Paraíso.

Entreguémonos, también a la contemplación, que es la observación desde el disfrute de todo nuestro entorno y también de nuestro interior y desde esta contemplación, sintamos antes de realizar cualquier trazo o cualquier forma. Reconectados con nosotros mismos y con la creación se nos hace visible simplemente un punto, el punto cero,  desde el cual todo se crea y ese es el  trazo o la forma que materializamos en nuestro lienzo. El punto cero, el punto donde todo se origina, la justa medida, el justo pensamiento, la justa emoción, la justa respiración, el justo sentir, la justa acción, el justo movimiento. En el punto está todo, el vacío y el universo, practiquemos esta doble visión de la vacuidad y de la completitud. Eso es lo que somos. Aquí es donde estamos y esto, es lo que experimentamos.

Abrimos nuestra flor de loto desde la vacuidad para que gracias a la nueva Luz, a la Luz de este nuevo día, se llene de completitud. Enfoquémonos en este punto, en este Universo donde todo está en la medida justa para que todos y todo lo creado encuentre la justa medida. Experimentemcon AMOR y LUZ-06-04-2020os en este universo del Gran Paraíso, lugar de disfrute y del regocijo, solo visualizando este punto. Este punto cero, necesario para abrirnos al nuevo día sin condicionamiento alguno. Esto es lo que facilita el tránsito por esta experiencia.

Sopa de ortigas

Las ortigas son re-mineralizantes, diuréticas, depurativas, antirreumáticas, etc.

¿Cuáles son los ingredientes para hacer una buena sopa de ortigas?

  • Un buen puñado de ortigas tiernas que no hayan granado
  • 1 o 2 cebollas
  • Agua mineral
  • Agua de mar
  • Pimienta
  • Copos de avena

Para prepararla cortamos la cebolla pequeña y la freímos. Cuando está blanda o ligeramente rubia, añadimos el agua mineral y arrancamos el hervor. Lo mantenemos 5 minutos. Apagamos el fuego y echamos las hojas de ortigas.

Trituramos el contenido y lo colamos con un “chino”. Añadimos agua de mar al gusto de sal y un poco de pimienta. Ya esta a punto para servir.

La podemos presentar poniendo copos de avena en el plato y, a continuación, podemos servir el caldo de ortigas. Esperamos 5 minutos para que los copos de avena se rehidraten y ya se puede comer.

 

🚫 ¡OJO! Si hemos de calentarla de nuevo, no puede hervir para que no pierda propiedades nutritivas.

La 40ena

Han sido 40 días!

Un reto que hacía tiempo quería experimentar.

Gracias! Ahora puedo afirmar: “SUPERADO”

En la 40ena ha surgido una nueva Yo. He descubierto que soy una común-unidad, compartiendo espacio y tiempo con mi energía, manifestada en mi cuerpo físico, mi mente y mis emociones.

La priora de la común-unidad es mi Ser. El aliento que me acompaña en esta experiencia vital.

Sé que soy quien decido ser. Una creación amorosa, en equilibrio y armonía, con cada miembro de la común-unidad, respetando los valores que la cohesionan y la mantienen en el bienestar. Llevando a cabo, con Amor, las obligaciones que he adquirido por formar parte, contribuyendo con mi aportación, responsable, al bien común.

Soy aire y, el aire me habla. Soy fuego y, el fuego me nutre. Soy agua y, el agua me aligera. Soy tierra y, la tierra me modela. Soy una común-unidad en una común-unidad, infinitamente. Ahora lo sé.

Me abro a una percepción más amplia y profunda. Converso con mi mente pautando un trabajo conjunto, revisando patrones y creencias, permitiendo la activación consciente de la con-ciencia. Ahora lo creo.

Siento un nuevo movimiento en mi corazón. Acompasado rítmicamente entre el sentir y el ex-presar este sentir, entre el com-poner y el interpretar, y me permito silencios para reposar en paz. Ahora lo hago.

La nueva Yo, es todavía una niña, la cuido cada nuevo día, al iniciar y al terminar. Le reconozco los progresos conseguidos con muestras de afecto espontáneas, palabras ricas en significados y sentimientos elevados. Ahora somos felices.

Canalización-Vesica Piscis

Es un momento importante, hoy, para tomar consciencia de nuestra doble naturaleza de lo que significa Ser humano. Esta dualidad, en nosotros, se refleja en todo nuestro entorno. Un entorno en que la dualidad se manifiesta en cada cosa creada.

Hoy, intencionadamente, enlazaremos más íntimamente nuestra parte humana y nuestra Luz, que aunque ya compartían elementos comunes, esta área común, estos elementos, van a ser mucho más numerosos. Esta fusión más íntima de ambos aspectos no significa que debemos abandonar uno u otro, sino que se mantienen en nosotros en una íntima y estrecha relación que nos abre a la nueva vida, en la nueva Tierra.

Si en verdad hemos aprovechado este tiempo para reflexionar e intentar adentrarnos en nuestro interior, nos será mucho más fácil comprender el significado de este símbolo de la Vesica Piscis, que enlaza dos círculos creando un área común, en donde la vida se ilumina. En donde la materia contiene en sí misma la Luz, eso es lo que ocurre en cada uno de nosotros.

Nuestra parte humana va a recibir más intensidad y más Luz lo que conlleva una necesidad de sutilizar la materia. En el aspecto más físico nos sentiremos mucho más ligeros e incorporaremos en nosotros los alimentos más sutiles para entrar en coherencia con las necesidades de nuestra materia, ahora. También nuestra mente recibe más Luz, así pues una mente iluminada es una mente enfocada en pensamientos elevados, pensamientos creadores. Pensamientos enfocados en acciones para el bien común. Una mente con una mayor intuición y una mayor comprensión de cada una de las experiencias. También nuestras emociones se transforman, nuestro corazón se expande con la Luz y se llena de la frecuencia amorosa que conlleva el bienestar, el estado natural de todo lo creado, eso implica expresar en cada momento aquello que sentimos, así ganamos en coherencia. Es la coherencia, la común herencia, la base donde se sustenta el nuevo Ser Humano y nuestra Luz.

Nuestra Luz penetra en cada uno de nuestros rincones para iluminar esta existencia, iluminarnos a nosotros, en nuestro interior y desde esta Luz interior, iluminar el entorno. Solo la Luz interior que nace en cada uno de nosotros es la que disuelve todas las sombras, cualquier otra Luz crea sombras y claros-oscuros. Es momento de que tomemos consciencia de la verdadera realidad, de la riqueza de la creación, de la abundancia que nos rodea y vivamos la vida en colores, no solo en claros-oscuros. Por eso, esa fusión de la Luz en la materia y de la materia en la Luz, origina un movimiento en nuestro interior, en cada una de nuestras partículas y, en consecuencia, en nuestras células, órganos, sistemas, mente y corazón. Es el movimiento armónico de la Luz punto de encuentro de todo lo creado. Ese es el segundo fundamento del nuevo Ser humano, moverse en  armonía con la Luz, que es el Amor en movimiento y conecta con todo lo creado.

Respiremos, hoy, con total confianza en esta unión que se da. Unión sagrada para que, más y más espacio compartido, más y más área compartida, más y más elementos compartidos, permitan la presencia en esta Tierra del nuevo Ser humano, que en realidad somos nosotros mismos iluminados.

Nos abrimos, así, a nuevas e innumerables experiencias que van a volverse cotidianas. Experiencias que debemos compartir para que otros Seres humanos se abran también a la Luz. La intensidad y la calidad de esta nueva Luz, disuelve todos los velos y experimentamos que no hay separación alguna entre lo visible y lo invisible que todo, forma parte de una misma unidad, a la que ahora accederemos más fácilmente.

Si todo nos brinda esta oportunidad, confiemos y abrámonos a esta nueva experiencia. Mirémonos, sin miedo, en nuestros nuevos atributos. El Universo nos permite abrirnos en la medida en que lo sintamos, decidiendo libremente cuando y donde hacerlo. La atención debe ponerse o enfocarse en los pequeños detalles, en el sentir. Sentir nuestro cuerpo físico. Sentir nuestra mente. Sentir nuestras emociones. Sentir nuestra Luz y, así, todo se transforma. Muy especialmente la forma de comunicación y relación de unos con otros. Llegarán nuevas palabras para describir las nuevas experiencias. Se inspirará nuevo conocimiento para responder cuestiones que aún no tienen respuesta. Llenos de Luz estaremos más sanos, porque la Luz sana.

Aunque en apariencia estemos en el mismo lugar, todo será distinto, porque nosotros ya somos distintos. No tengamos prisa por salir. No tengamos prisa por ir a trabajar. No tengamos prisa para ir a disfrutar. Sintámonos primero en nosotros mismos y, desde el sentir, entreguémonos a la nueva cotidianidad. Una cotidianidad totalmente distinta de dónde venimos. Seamos coherentes con nuestro sentir, aunque suponga ser diferente. El universo no nos juzga, no nos juzguemos nosotros, simplemente ejerzamos nuestra libertad para decidir cómo queremos nuestra cotidianidad.

Alegrémonos por esta intima fusión entre materia y Luz acogiendo ambas en nosotros. El Universo se alegra, sonríe. Sonriamos, también, nosotros. Sonriámonos cada uno y festejemos esta intima unión.

con AMOR y LUZ-24-04-2020