Sexto principio

Sexto principio

Nuestra mente humana tiende a llenar espacios vacíos con información que le resulta coherente para su nivel y a veces nos cuesta descubrir en este conglomerado de información la causa y el efecto de todo aquello que acontece en nuestras vidas.

Aunque nuestra mente humana tiende a llenar espacios vacíos con información que le resulta coherente para su nivel y a veces nos cuesta descubrir en este conglomerado de información la causa y el efecto de todo aquello que acontece en nuestras vidas, en momentos de esta conexión más interna, que es también conexión más universal podemos descubrir una mente más elevada que no tiene necesidad de llenar estos vacíos, porque esta mente elevada contiene toda la información. Una información coherente con toda la creación, con las leyes que la mantienen, con las leyes que nos mantienen y así desde esta mayor comprensión respetar estas leyes y usarlas en beneficio de todos.

Cuando desde nuestra mente humana no encontramos razonamientos lógicos que puedan explicar ciertos fenómenos incorporamos el concepto de azar, de la casualidad. Más el azar y la casualidad no existen, porque todo en la creación se rige por la ley de la causalidad, de causa y efecto. Ley que se mantiene en los distintos niveles de vibración, en las distintas dimensiones.

Ahora es un momento propicio para que podamos abrir nuestra mente a esta mente más universal y podamos incorporar información que nos permita descubrir más fácilmente la causalidad de todo aquello que acontece. Algunos, también, podrían incorporar para explicar este principio además del azar o la casualidad, el karma. Porque todo tiene su causa/efecto, y es cierto que el karma puede condicionar en algunos momentos nuestra existencia siempre que nos veamos como humanos. Pero, si desde nuestra conexión interior y, lo que es lo mismo, nuestra conexión con el Universo podemos ser observadores de esta ley, podemos comprenderla de forma distinta y desde una mayor comprensión, disolver todos aquellos condicionamientos que desde nuestra mente humana nos limitan.

Todos hemos tenido experiencias que nos han permitido ver y comprobar que hay otra realidad, mucho más completa. Estas experiencias son evidencias a las que no nos podemos negar aunque nuestra mente humana, limitada, nos quiera condicionar.

Desde esta conexión profunda con todos y con todo comprendemos mucho más fácilmente las razones que nos han empujado a esta existencia. Existencia que es necesaria para completar un ciclo en el Universo. Para cerrar este ciclo debemos transformar nuestra mente, abrirnos paso entre nuestro inconsciente y tomar conciencia de todo aquello que nos conforma, tanto en nuestra materia como en nuestra energía.

El Universo conoce todo nuestro potencial porque tiene toda nuestra información. Ahora nos brinda la oportunidad de alcanzarla. Abrámonos, con confianza, a toda esta nueva información que nos permite ver la cadena infinita de causas y efectos, porque toda la información está en el Universo.

El Universo conoce perfectamente porque estamos hoy, aquí y ahora. Sabe porque unimos toda nuestra energía, en una sola, en beneficio de todos y de todo. Para ser causa y provocar un efecto en todo lo creado.

Unámonos desde la energía original que todo lo crea, desde la energía amorosa. Causemos una lluvia fina en todo este espacio, una lluvia fina de energía amorosa, que llegue a todos los rincones. Y más unidos y conectados aún, llevemos esta lluvia fina hacia el exterior, una lluvia fina de Amor para nutrir todo el entorno.

Esta lluvia de energía amorosa, que crece y se expande, genera una corriente cada vez más grande, alcanzando todo el pueblo… Alcanzando todo el país… Alcanzando toda la Tierra.

Y desde una conexión aún más profunda, desde el punto original, esta lluvia fina de energía amorosa alcanza todo el Universo. Permitamos que cada punto del Universo acoja la lluvia fina que necesite para nutrirse, limpiarse, sanarse.

Sintámonos inmersos en esta lluvia fina de esta energía amorosa. Permitámonos fluir en este movimiento de expansión y contacto. En este movimiento de recibir y de dar.

Expuestos a esta lluvia fina de energía amorosa, nuestro cuerpo físico se nutre, se limpia, se sana. Manteniendo esta percepción, este sentir de esta lluvia fina que se desprende para cada uno de nosotros,  mantenida un tiempo nutre, limpia y sana nuestras otras vidas.

Permanecer un tiempo más en esta lluvia fina alcanza otras dimensiones, dimensiones en las que también estamos presentes y en ellas esta lluvia fina nos limpia,  nos nutre,  nos sana.

Que esta lluvia fina presente, aquí y ahora, gracias esta conexión de cada uno de nosotros con el Origen fluya también, hacia nuestra mente. Que nuestra mente reciba esta lluvia fina de energía amorosa,  la nutra de una mayor comprensión, la limpie de patrones que nos limitan,  la sane de creencias que nos condicionan.

Que esta lluvia fina alcance también nuestro corazón, lo nutra, lo limpie, lo sane. Que lo nutra con la energía del Amor incondicional. Que lo limpie disolviendo aquellas emociones que no nos benefician y que sane, si es necesario, heridas de esta y otras existencias y otras dimensiones.

Sintamos como cada partícula fina de esta lluvia se deposita en nuestro corazón, en nuestra mente, en nuestro cuerpo físico, en nuestro cuerpo energético y sintámonos así, renovados.

Desde este sentir de bienestar invitemos a todos aquellos Seres que sintamos, Seres visibles o invisibles. Tengamos presente lugares de la Tierra,  montañas y valles y, muy especialmente, el agua. Los mares,  los ríos, los lagos, las corrientes subterráneas para que se renueven con esta agua, de lluvia fina amorosa, siempre en beneficio de todos y de todo.

con Amor y Luz- 10-06-2022

Sobre el autor

Natxi - Joan administrator

Deja una respuesta