Reprogramación ADN hélice 9

Reprogramación ADN hélice 9

Incluimos la energía del Universo en nuestra energía vital para sentirnos Seres del Universo, ahora en esta experiencia de vida, aquí en la Tierra pero, también, en otras existencias en el Universo.

Para ver al Universo o su representación es mucho más fácil hacerlo de noche porque las estrellas son bien visibles en el firmamento. Así pues desde este noveno chacra, desde este punto un poco distante de nuestro cuerpo físico, vamos a abrirnos al Universo.

Para ello debemos hacer, como cuando vemos las estrellas en el firmamento, miramos hacia arriba y se nos abre un horizonte infinito en donde todas las formas se presentan. En donde las figuras geométricas que hemos podido crear, que hemos podido imaginar y las inimaginables se hacen presentes. Desde este punto, del noveno chacra, abrimos la energía para que se manifieste en nosotros, cada uno de una forma particular. Así en la medida en que gracias al movimiento de la respiración, la energía se va presentando frente a nosotros, ya sea en forma de onda o de espiral, van apareciendo, también, formas geométricas que identificamos como nuestras, como singulares de cada uno. A medida que esta energía se manifiesta en nosotros y sigue su movimiento, estas formas geométricas, en principio muy translucidas, se van solidificando y materializando frente a nosotros.
Son formas geométricas que pulsan, que vibran y se transforman en otras figuras geométricas distintas. En el instante en que las observamos, ya transforman su forma, se expanden y se contraen, se abren y se cierran y este movimiento es constante a lo largo de todo el filamento u onda que se nos presenta.
Si en algún tramo del filamento, como en otras ocasiones percibimos un espacio vacío o un cumulo energético que no se estructura en forma geométrica alguna, pedimos al Universo que nos haga llegar la información necesaria para estructurar la energía o recuperar formas geométricas que hemos perdido a lo largo de nuestra historia.

Vamos a escoger una primera forma geométrica para colocar en nuestro corazón. De todas las visibles en un momento dado la que escojamos se mantendrá fija para asentarse en nuestro corazón. Un corazón geométricamente estructurado es un corazón cristalino y, un corazón cristalino, es puro, es inocente, es luminoso. Cada uno escoge la forma que siente más adecuada en este momento para el corazón. Si es una esfera será la geometría que todo lo contiene, que todo lo abraza. Si es un triángulo cuyo vértice esta hacia abajo, este corazón es un recipiente para todo lo que llega del Universo; todos los efluvios universales llegan a este triángulo para alimentarlo. Si es un cuadrado es un corazón enraizado fuertemente a la Madre Tierra, con un vínculo estrecho con Ella. Si es una estrella de seis puntas es un corazón que conecta Cielo y Tierra, y encuentra siempre el espacio para compartir… Sintamos esta estructura en nuestro corazón.

Subamos ahora a nuestra mente y, de todas las figuras que aparecen frente a nosotros, escogemos la segunda figura para acercar a nuestra mente, la que se fija y la depositamos en ella. Así nuestra mente se estructura de forma equilibrada según la figura. Una mente cónica, con la punta hacia arriba, es una mente abierta a recibir toda la información del Universo. Una mente tetraédrica es una mente capaz de ver desde distintas perspectivas una misma experiencia. Una mente cilíndrica es una mente que interconecta ambos mundos el Universo y la Tierra, siendo una mente lúcida para transmitir. Cualquier estrella en nuestra mente significa una mente lúcida, estrellada y abierta a nuevo conocimiento, a una nueva comprensión de la existencia.

Y ahora, gracias al movimiento de la respiración, subimos hasta el noveno chacra, este segundo chacra de nuestra Alma y colocamos esta forma geométrica, en este chacra, creando una puerta para abrirnos al Universo. Aquí las formas pueden ser compuestas, espirales cónicas, triángulos circunscritos en círculos, distintas figuras que se unen para componer una figura o forma nueva, geometrías que crecen hacia dentro y hacia fuera, que se acompasan y se equilibran, rectángulos que se entrecruzan constituyendo conjuntos de cruces y cuadriculas constituyendo redes geométricas.

Repasamos toda esta onda o hélice que se ha creado frente a nosotros para verla en todo su conjunto. Visualizándola desde esta mente más estrellada, desde este corazón que todo lo acoge y, percibiendo el equilibrio y la armonía que hay entre todas las formas geométricas distintas, que pulsan, se transforman y se intercambian. Con esta sensación de completud, de armonía, de equilibrio, acogemos de nuevo esta hélice que va penetrando de nuevo en este noveno chacra a través de esta forma geométrica que hemos escogido. Gracias a la respiración va penetrando en este chacra que acoge todas las formas del Universo hasta que se funde, en este chacra, en esta forma geométrica que hemos escogido para él.

Si podemos visualizamos las tres formas geométricas escogidas, las acercamos hasta construir un triángulo perfecto y sintamos su armonía, su equilibrio. Depositamos este triángulo en nuestro primer chacra, el chacra de la energía vital en esta experiencia de vida. Incluimos la energía del Universo, en nuestra energía vital para sentirnos Seres del Universo ahora en esta experiencia de vida, aquí en la Tierra pero, también, en otras existencias en el Universo. Así en cualquier momento, en cualquier situación, si necesitamos ayuda, energía, información, sanación, acompañamiento, sabemos que también podemos pedirlo al Universo, a nuestras formas en el Universo, que ya están conectadas con nosotros, aquí y ahora.

Descubriremos que hay muchas más cosas en común de lo que podamos imaginar. Que nuestros trabajos aquí en la Tierra tienen relación con nuestros trabajos en el Universo. Que nuestras relaciones aquí en la Tierra tienen, también, relación como Seres del Universo y que todos, los de aquí y del universo, formamos parte del mismo Todo.

Que esta información nos dé más confianza para transitar por esta experiencia, porque es una experiencia compartida con el Universo, y cuyo resultado final, será en beneficio de todos, los de aquí y los de allí del Universo. Para sentir esa conexión, simplemente respirando y conectando con este noveno chacra. Y si nos es más fácil conectar con el primero, tenemos ya en él esta misma energía. Nuestras raíces son raíces universales y, hoy, aquí, se han activado.

con Amor y Luz-21-05-2021

Sobre el autor

Natxi - Joan administrator

Deja un comentario