Canalización-Libertad

Canalización-Libertad

Diariamente deberíamos dejar todo aquello que no necesitamos, todo lo que nos priva de sentirnos verdaderamente libres. Libres significa sin condicionamientos.

Hemos llegado a la vida libres y tenemos que dejar la vida libres, también. Es en este corto período que nos encontramos rodeados de multitud de condicionamientos, condicionamientos que nos distraen de nuestro verdadero propósito, el de manifestar en esta experiencia al SER que verdaderamente somos. Si nuestra conexión con nuestro SER estuviera activa todo el tiempo, nada nos condicionaría y, en verdad, hay Seres que son incondicionales en esta Tierra. Nada de lo que en reuniones comentamos como condicionantes, ya sean generacionales, sociales, religiosos y muchos otros, no les condiciona. Siguen su brújula interior que marca siempre su propósito y no se desvían de él.

La mayoría hemos perdido nuestro Norte y vamos un poco desorientados en nuestro caminar. Algunos ni se preguntan en qué dirección caminan y, los que nos preguntamos hacia dónde caminamos necesitamos calma y silencio para poder decidir. La decisión está presente siempre en nuestra vida, en cada instante y pocas veces ejercemos nuestro poder de decisión. Decidimos por decidir, a veces, sin tener en cuenta las consecuencias de esta decisión.

Si nos sentimos presos, presos en este cuerpo y en esta experiencia debemos preguntarnos, hemos de descubrir, debemos atender esta necesidad de sentirnos, de nuevo, libres. A menudo somos nosotros mismos que nos encarcelamos en nuestra prisión particular ejerciendo de preso y carcelero al mismo tiempo. Si nos sentimos oprimidos, preguntémonos de dónde viene esta opresión; si somos incapaces de movernos, preguntémonos que es lo que nos detiene; si nos es difícil cocrear porque no nos llega la inspiración, preguntémonos si estamos dispuestos a escuchar.

Somos totalmente libres y así es la verdadera vida, llena de libertad. Libertad de movimiento, libertad de pensamiento, libertad de palabra, libertad de acción. Ver la vida desde esta total libertad nos facilita disfrutar de cada experiencia, desde el mismo momento de nacer. Permitámonos lo que nos satisface, lo que nos llena, lo que nos alegra, lo que nos sana. No lo delegamos a los demás, no lo pospongamos por los demás, no lo borremos de nuestra lista por no ser aceptados por los demás.

Si nuestra vida, para sentirnos libres, debe ser diferente no aceptamos una vida normalizada. Si para sentirnos libres, debemos expresarnos a veces en desmesura, no nos negamos esta desmesura. No siempre lo correcto es lo más adecuado. Estamos aquí para sentirnos vivos y la vida necesita de la total libertad para expresarse. Hay muchas más cosas que puedo hacer por permitirme esta libertad. Si no me permito ser libre, nunca romperé mis límites, siempre estaré limitado.

Abramos la puerta de nuestra prisión particular, salgamos a experimentar. Hay aún tantas cosas por descubrir, cocrear, compartir… Apostemos desde hoy por la libertad, la libertad de mostrar nuestra singularidad, singularidad expresada en el movimiento, el pensamiento, la palabra y la acción.

Sólo desde la total libertad nos desarrollaremos esplendorosamente.

con AMOR y LUZ-24-01-2020

Sobre el autor

Natxi - Joan administrator

Deja un comentario