Quinto principio

Quinto principio

Cuando uno es capaz de percibir los distintos ritmos es porque es capaz de respetar estos ritmos, los ritmos de cada uno, de los de su entorno y los ritmos de la naturaleza. No hay necesidad de intervenir sino simplemente de percibir y, a veces, acompasarse a estos ritmos. Cuando uno se acompasa, se afina.

El ritmo en el Universo y todo lo creado es único, es un ritmo que engloba todos los otros ritmos de cada cosa creada porque todos se acompasan.

Un ritmo comporta movimiento, este movimiento comporta una serie de acciones y reacciones, y es el resultado de estas acciones y reacciones que nos marca el ritmo. El ritmo personal y singular de cada uno. Un ritmo que depende también de la vibración o frecuencia en que nos situemos, en la que cabalgamos en un momento concreto.

El ritmo implica idas y venidas, todo lo que nos llega se va, pero si nos permitimos fluir y el fluir está conectado con frecuencias más elevadas, frecuencias de la confianza y la energía amorosa, vuelve a llegarnos y vuelve a despedirse. Aunque pueden marcarse los ritmos de forma muy exacta y se hayan inventado modelos para controlar estos ritmos, estos ritmos siempre son distintos, aunque cíclicos. Cada ciclo tiene un ritmo único. Cuando estamos conectados en una frecuencia más elevada, más cerca de la Unidad, podemos percibir en nosotros además de nuestro ritmo singular y único, también los ritmos de nuestro entorno y también de la naturaleza.

Cuando uno es capaz de percibir los distintos ritmos es porque es capaz de respetar estos ritmos, los ritmos de cada uno, de los de su entorno y los ritmos de la naturaleza. No hay necesidad de intervenir sino simplemente de percibir y, a veces, acompasarse a estos ritmos. Cuando uno se acompasa, se afina, y aunque el ritmo de un compas concreto puede ser de fuertes contrastes, al afinarse uno a cada una de las notas, el ritmo interior es suave.

Esta frase nos indica que nosotros no somos el compás sino cada una de las notas que crea este compas, este ritmo conjunto, y si somos capaces de sentirnos en todas las notas estamos mucho más acompasados y suavizados. Cuando nuestra percepción es elevada, más allá de la percepción de todo lo material o físico, que es una evidencia para nuestros sentidos y podemos percibir también el mundo sutil, podemos suavizar la ley de la compensación. Una ley que evidentemente no se concreta en una existencia sola, sino que se ejecuta en cada una de las existencias en conjunto. Si nuestra mente está abierta a esta muchas existencias y tiene presente que hay un hilo conductor de todas ellas, para nuestra Alma, puede comprender mucho más fácilmente el ritmo de cada una de ellas y el ritmo como conjunto de todas estas existencias.

En el cuarto principio hablábamos que todos teníamos una medida y un gradiente en nuestro interior, esta ley del ritmo sigue este gradiente, esta medida interior para cada uno y para cada experiencia. Este quinto principio es pues también un referente del cuarto principio, el principio de la polaridad.

Si durante el tiempo entre la última reunión y esta hemos podido apreciar más fácilmente nuestro gradiente o medida, podremos comprender mucho mejor el ritmo de cada uno, el ritmo de cada momento. Más hoy añadiremos también otra característica, si conocemos nuestro gradiente o nuestra medida y somos consciente de él a cada instante o frente a cada experiencia, podemos en cierto modo usar esta ley de la compensación y no estar tan a merced de ella. Usarla siempre en beneficio de todos, de todo lo creado y eso dependerá de nuestro poder interior. Por eso el mudra de hoy, que nos conecta con este poder, nos puede facilitar comprender como podemos usar este principio del ritmo o de la ley de la compensación.

Es un principio que si se usa solamente en beneficio propio o desde nuestro egoísmo, la misma fuerza que utilizamos nos vendrá también en la polaridad opuesta. Seamos pues, en la medida en que avanzamos en estos conocimientos de los principios mucho más cautos, mucho más prudentes en todo lo que movemos desde lo físico a lo mental, emocional y lo energético, porque todo sigue esta ley, este principio del ritmo, seamos cada vez más conscientes de nuestro poder y de la importancia de todo lo que aún está en nuestro inconsciente.

Porque nuestro inconsciente aún dirige en gran parte nuestra existencia. Cada vez tenemos más información para hacernos conscientes, desde el momento en que nos levantamos por la mañana, cuando abrimos nuestros ojos, en nuestro primeros movimientos, nuestro primer pensamiento, nuestra primera emoción, y la influencia que tiene para nuestro día a día, para todo lo que el universo nos tiene reservado, porque ya lo viviremos todo desde un gradiente concreto, desde una medida concreta, si somos conscientes de ello podemos cambiar este gradiente, esta medida y abrirnos a todo lo que el Universo nos tiene reservado desde una vibración elevada, desde una mente más expandida, más lucida, más conectada y así actuaremos siempre en beneficio de todos. Porque todos somos uno.

Otro aspecto importante será que descubriremos aquello que realmente nace de nosotros o aquello que nos viene del entorno y desde este poder interior, desde una mayor consciencia podremos transformar y usar esta ley de la compensación. No debemos buscar el poder fuera de nosotros sino dentro de nosotros, un poder que aumenta en mayor grado si aumentamos nuestra consciencia, consciencia que significa atención, presencia, voluntad, disposición, entrega… Vivamos esta ley de la compensación o este principio del ritmo en nosotros, en cada uno de nuestros aspectos, en nuestro cuerpo físico experimentando la ley de la compensación cuando no respetamos el descanso, cuando vivimos en exceso, cuando no expresamos. La ley de la compensación nos hace más iguales pero depende de la consciencia, de la frecuencia, nos puede afectar más o menos.

Desde nuestro Ser interior usemos todos los principios aprendidos hasta ahora en beneficio de todos, solo hay sometimiento a ellos si no tenemos poder interior, desde el poder interior somos capaces de usarlos. Tampoco nos neguemos a este poder por miedo, por falta de confianza. Si hemos llegado hasta aquí, a esta mayor comprensión, a esta mayor consciencia, esta vibración más próxima al Amor incondicional, es porque el Universo confía en nosotros.

Sabe el poder que hay en cada uno, la fuerza que cada uno puede expresar, la constancia que cada uno puede tener, sin perder el ritmo, el ritmo que se acompasa, el ritmo que sigue cada nota. Todos los que estamos aquí construimos una melodía, cada uno una nota singular, única y necesaria para el conjunto, para que la armonía sea armónica, para que se oiga en el Universo. Acompasando cada ritmo singular al ritmo de la melodía, elevando su vibración hasta sentirse nota y melodía al mismo tiempo, sentirse uno y todo.

La última vez os invitábamos a accionar porque era el momento, hoy os volvemos a invitar a la acción para crear entre todos la melodía, una melodía que se ira escuchando en toda la Tierra y en todo el Universo, una melodía cada vez con más compases, más notas, más ritmos acompasados. El llamado es para todos porque todos somos únicos, singulares y todos necesarios para que la ley de compensación se mantenga en el universo.

Pregunta:

Con lo que habéis contado hoy, si que hay ritmos que son resultado de la compensación la vemos en la escala de la vida humana mucho más rápidamente, pero hay otras cosas que se nos escapan, concretamente lo que quería pedir es con lo que estamos viviendo en estos momentos de la humanidad cuando hay un proceso de concentración de riqueza enorme, cuando cada vez más el poder está en menos manos, da la impresión que esta ley de la compensación que estaba hablando estamos llegando a una situación muy límite, como si lo lleváramos quizá el límite absoluto, sería como si una persona lo controla todo.
La pregunta es: en principio hay que esperar a que hubiese el momento contrario de una desagregación de un reparto a lo mejor de la riqueza y de los medios que tenemos disponibles en la Tierra, por eso si han tardado siglos llegar a donde hemos llegado, ver romper las injusticias, el dolor, el hambre, todo lo que estamos observando también debe comportar siglos, es decir esta compensación a ser de la misma duración, el reto de un punto de equilibrio debe ser de la misma duración o pueden haber ritmos mucho mas rápidos de retorno y en todo caso el caso que nos ocupa a la humanidad saber si la mayoría de los que estamos aquí veremos de nuevo este aspecto socioeconómico mucho más equilibrado.

Respuesta:

El conocimiento que se brinda de estos principios del Kibalyon o del Hermetismo que son siete principios fundamentales que sostienen la creación, si tenemos un nivel de consciencia bajo lo vemos a un nivel de conciencia más baja, somos usados por estos principios, estamos sometidos a ellos, pero en la medida en que vamos tomando consciencia y elevando nuestra frecuencia, nuestra vibración, podemos usar estos principios, usarlos en beneficio de todos para transformar, eso ya responde en cierta forma a tu pregunta porque si cada vez hay Seres con estos principios o leyes que se experimentan en cada uno de nosotros y en todo lo creado, cada vez hay una mayor consciencia y mayor comprensión de todos estos principios y cada vez estamos más unidos como humanidad, considerándonos hermanos, vamos a poder usar de forma conjunta estos principios para transformar de forma más rápida y fácil, todo lo que en este momento se manifiesta en la tierra y en la humanidad dependerá de cada uno, del poder interior de cada uno, de sentirnos hermanos como humanidad, el que sea más o menos largo el periodo porque el ritmo se ajusta.

No se trata pues simplemente de tener la información o conocer la información, sino de llevarla a la pràctica y cada uno de estos principios los podemos experimentar en nosotros, si simplemente nos abrimos a nuestras muchas existencias ya es un paso importante para esta mayor comprensión, si además nos abrimos a nuestras otras existencias en otras dimensiones distintas, fuera de este espacio tiempo, también ya es otro grado de consciencia y podemos hacer un uso distinto de estas leyes.

Hay un ritmo mucho más largo que a veces se nos escapa por todo lo que vivimos en nuestro entorno y concretamente aquí en la Tierra, pero este ritmo más lejano, mucho más extenso, mucho más distante de todo lo que ocurre va a facilitar que la vida en la Tierra sea distinta, sea una vida mucho más cercana al gran paraíso, el lugar del disfrute donde la abundancia es para todos, donde no hay enfermedad, donde la Luz esta siempre presente en una forma u otra todos viviremos esta transformación, la forma es temporal, es momentania, como Seres lo vamos a vivir, a experimentar.

con Amor y Luz-20-05-2022

Sobre el autor

Natxi - Joan administrator

Deja una respuesta